Podemos hacernos nuestra propia planificación financiera?

Por supuesto. En el mercado existen una amplia variedad de programas de informáticos, revistas o libros especializados que nos pueden ayudar a todos a realizar nuestra propia planificación financiera.

Sin embargo, cualquier potencial cliente debería dejarse asesorar si:

  • No tiene experiencia concreta en algunas áreas concretas de las finanzas
  • Si quiere una opinión personal objetiva sobre la planificación desarrollada por uno mismo
  • Cuando no tenga tiempo para desarrollar su propia planificación
  • Cuando tenga una necesidad inmediata o un cambio inesperado en su vida, fallecimiento, enfermedad, premio de lotería, …
  • Cuando crea que la ayuda de un profesional pueda mejorar la gestión que él mismo realiza de sus finanzas
  • Si ha llegado el momento de planificar sus finanzas pero no sabe por dónde empezar

Para mí, el hecho diferencial para la necesidad de utilizar un profesional de la planificación financiera es la objetividad que nos aporta un tercero, además de su presupuesta profesionalidad. Nosotros mismos a veces nos auto engañamos en el desarrollo de ciertos análisis y no logramos ser lo suficientemente objetivos respecto a nosotros mismos.

La figura del Planificador Financiero

Un Planificador Financiero (Financial Planner – FP) es un especialista que utiliza el proceso de la planificación financiera para ayudar a su cliente a descubrir cómo alcanzar sus objetivos y necesidades personales.

Para realizar el proceso debe:

  • Analizar todas las necesidades del posible cliente en su conjunto, tales como: revisión del presupuesto familiar, capacidad de ahorro, tributación, inversiones, seguros, planes de pensiones, …
  • Tener una visión global de la situación financiera de su cliente y hacer las recomendaciones de previsión e inversión más adecuadas para su situación
  • Revisarse periódicamente para evitar desviaciones del plan original o reevaluar los objetivos y fijárselos de nuevo

El Planificador Financiero puede hacer recomendaciones concretas y puntuales sobre cualquier necesidad financiera pero siempre dentro de un contexto global. No puede perder de vista la situación global de cada unidad familiar.

A su vez, el Planificador Financiero ha de intentar rodearse de los mejores especialistas en cada rama financiera para su consulta específica y apoyo. Sus funciones son más parecidas a las de un médico de cabecera que valora el estado de salud financiera y global de cada familia. En el mundo anglosajón resulta habitual rodearse de uno o dos profesionales con distintos perfiles para lograr la máxima objetividad posible.

Anuncios