Que es la Planificación Financiera (Financial Planning FP)?

La Planificación Financiera consiste en compatibilizar los objetivos personales y financieros de cada individuo, fruto de sus exclusivas necesidades y expectativas diferentes para cada uno de nosotros, con la situación patrimonial del individuo en el presente y su potencial proyección hacia el futuro.

La FP se basa en el pilar fundamental del conocimiento del cliente, en un proceso que supone:

  1. Obtener información relevante tanto cuantitativa como cualitativa.
  2. Establecer objetivos, necesidades y prioridades personales en función del estilo de vida de cada uno de nosotros.
  3. Analizar la situación financiera en función de los recursos actuales y el perfil de riesgo.

La finalidad de la Planificación Financiera es la de diseñar un plan global e integrado con el fin de conseguir los objetivos personales, a través de la utilización de las herramientas y los vehículos de inversión más idóneos.

En definitiva, el Financial Planning o Planificación Financiera Patrimonial es el proceso de proveer asesoramiento y asistencia al cliente en el campo patrimonial. El FP es un proceso, no un evento, lo que implica una vertiente dinámica y un contenido de planificación-previsión.

Que servicios incluye la Planificación Financiera?

  • Gestión de la liquidez y gestión de las deudas para asegurar la liquidez necesaria para hacer frente a las deudas contraídas y a las necesidades de consumo ordinarias.
  • Planificación de la Protección que trata de cubrir el riesgo personal y patrimonial, y su posterior gestión, mediante la contratación de seguros y el uso de técnicas actuariales.
  • Planificación de la Inversiones para gestionar el capital actual o su creación, parar generar más capital y flujos de caja futuros destinados a la inversión y al consumo.
  • Planificación de la Jubilación para asegurar la independencia financiera y el estilo de vida requerido una vez llegada la edad de la jubilación.
  • Planificación Fiscal para reducir el impacto fiscal, liberando flujos de caja para otros propósitos y, en definitiva, mejorar la rentabilidad financiero-fiscal.
  • Planificación Inmobiliaria para gestionar la creación, mantenimiento, incremento y diversificación de los activos inmobiliarios.
  • Planificación Sucesoria para garantizar el futuro de las nuevas generaciones.

En definitiva, la Planificación Financiera Patrimonial da coherencia a las decisiones financieras, al permitir entender cómo una decisión financiera sobre un aspecto concreto  puede afectar a todo el conjunto de nuestras finanzas personales, al permitir ver los efectos a corto y largo plazo sobre los objetivos globales debido a que analiza los objetivos parciales como parte de un todo, al permitir adaptarse mucho mejor a los cambios en la situación personal y familiar manteniendo la seguridad de que los objetivos finales no se han descontrolado.

Para mí, la Planificación Financiera es la evolución natural del Asesoramiento Financiero y el camino por el que nos debemos especializar los profesionales del sector financiero. Pensáis lo mismo?

Planificación Financiera Patrimonial

Planificar es hacer un plan o proyecto de una acción. Es poner en marcha un programa de acciones claro y organizado para alcanzar un objetivo.

La Planificación Financiera Patrimonial o planificar nuestras finanzas es el proceso de identificación de metas para manejar los flujos activos y pasivos de dinero actual y su proyección a medio y largo plazo, y la implementación de los pasos adecuados para lograrlas, con el debido asesoramiento financiero de un profesional.

Simplificando, partimos de evaluar dónde estamos hoy (económicamente hablando, patrimonio, deudas, ingresos y gastos), hacia dónde vamos, y lo que es más importante, hacia dónde queremos llegar y cómo lo lograremos.

En la Planificación Financiera Patrimonial, todo gira alrededor de la persona y su entorno más cercano, su familia. Para plantearnos un Plan Financiero, hemos de evaluar en un primer momento, nuestro estado patrimonial actual y en función de los flujos de ingresos y gastos previstos, planificar los ritmos de ahorro futuros, la realización de sueños, planificar los impuestos, la educación de nuestros hijos, nuestros riesgos vitales y de salud de nuestra familia y nuestra jubilación e incluso herencia, en función del momento vital en el que nos sentemos a realizar el estudio.

Se trata de un proceso “vivo” que se desarrolla a lo largo del tiempo, con las correspondientes modificaciones o rectificaciones conforme van cambiando nuestras condiciones vitales.

En este proceso se suele precisar la compañía de un asesor financiero profesional, que nos da una visión objetiva y externa del desarrollo del plan, aporta su experiencia y conocimiento del mercado, privilegiando siempre el interés del cliente sobre el propio. El aporte profesional es muy importante, teniendo en cuenta que el manejo del dinero trae aparejadas muchas emociones, que desvían nuestra atención y que pueden afectar de forma negativa al logro de los objetivos.

Hoy podemos decir que todas las personas y familias, cualquiera sea su nivel socio económico, necesitan de un Plan Financiero. En nuestro mundo actual, la movilidad social y laboral es mucho mayor, que el mundo en el que vivieron nuestros padres, una persona a lo largo de su vida puede cambiar varias veces de trabajo, o incluso de carrera.

También es posible que quien hoy es dueño de un negocio, en algún momento futuro deba buscar un trabajo en relación de dependencia, y quizás alguna vez volver a ser independiente. Los sistemas de seguridad social hoy están colapsados, no tienen asegurada la permanencia mas allá de un plazo determinado, lo que hace que cada uno deba proveer sus necesidades para el retiro, período éste que se está ampliando dada la mayor expectativa de vida.

“Un sueño es un sueño.

Un proyecto es un sueño con un plan y una fecha límite.”

Harvey Mackay